Archivo de la categoría: Historia del arte

Coronas funerarias: la mejor forma de despedir a un ser querido

Las coronas funerarias son uno de los arreglos florales más utilizados en los momentos de duelo, en que requieren de respeto hacia la memoria del difunto. Conoce más acerca de esta forma de despedir al ser querido y mostrar tus condolencias hacia los familiares y amigos cercanos.

El origen de las coronas funerarias se remonta a diversas regiones y civilizaciones del mundo. Los egipcios confeccionaban las coronas de flores para personas de clase media baja; en el cristianismo, se incluían las hojas verdes como simbolismo de la presencia de Cristo; y en la civilización Maya, las flores representaban la purificación del alma para guiarlas por el buen camino.

Sin importar sus orígenes, el uso de las coronas de flores en tanatorios y servicios funerarios siguió hasta nuestros días como una de las mejores formas de despedir a un ser querido, variando de tamaño o composición floral pero siempre manteniendo la esencia de sensibilización y respeto hacia la memoria del difunto.

Composición y significado de las coronas de flores

arte floral

El arte floral funerario es una especialización que consiste en la elaboración de arreglos florales para los momentos de duelo. Las más conocidas son las coronas funerarias, las cuales se conforman generalmente por una circunferencia, donde los floristas proceden a colocar de una a tres combinaciones de diversos tipos de flores con algún detalle como hojas o espigas.

Algunas combinaciones presentan una apariencia simple, pero también están las más elaboradas donde, además de rodear el montaje circular con las flores, también arman un ramo floral que sobresale del círculo. Las flores más utilizadas para armar una corona funeraria son las rosas, las margaritas, los claveles, las liliums y las alelíes. En algunas ocasiones, muchos optan por añadir detalles de girasoles, espigas y hojas de camelias, aunque esto depende de la estación porque muchas especies de flores sólo pueden ser cultivadas en determinadas épocas del año.

En cuanto a su simbolismo, la forma circular representa la inexistencia del principio y final, de forma tal para recordarnos la eternidad de las almas y el retorno al Dios creador, desde el punto de vista religioso. Esto también convierte la entrega de la corona funeraria en la mejor forma de despedir a un ser querido, demostrando respeto y condolencia hacia su eterna memoria. Algunos diseños de coronas pueden llegar a incluir algún objeto representativo, reforzando el recuerdo del difunto quien, en vida, habrá sido un excelente profesional en su área.

¿Es Duchamp un fraude? La verdad tras el icónico urinario de Marcel Duchamp

Por décadas los cursos, seminarios, escuelas, academias e institutos de arte han enseñado que, con la exhibición del urinario, Marcel Duchamp replanteó el concepto clásico que se tenía del arte en su época, fundó los cimientos del arte contemporáneo y generó un nuevo movimiento artístico conocido como “Arte Conceptual”.

Sin embargo, estudios recientes han apuntado que el icónico urinario de Marcel Duchamp fue ideado por otra persona. Para eso, se basaron en unos testimonios que aseguran que el artista no reclamó la autoría de la obra hasta 1938, cuando André Bretón le atribuyó como autor original del urinario.

Urinario Duchamp
Fotografía original del urinario de Duchamp

Otra pista es que, en las fotografías originales, el urinario ha sido firmado con las siglas R. Mutt, añadiéndole el año 1917 por debajo. Algunos escépticos sostienen que Duchamp, por miedo a represalias, utilizó un seudónimo para identificar la obra. Otros le atribuyeron al nombre del fabricante del objeto (El cual sería J. L. Mott Iron Works). Pero recientemente se encontró una carta que Duchamp le escribió a su hermana, en la misma fecha, el cual aseguraba que una amiga suya usó un seudónimo masculino para presentar el urinario como una escultura moderna. Además de que otras investigaciones aseguran que el fabricante nunca diseñó ni comercializó dicho modelo de urinario en esa época.

Pero entonces: ¿Quién podría ser el autor original?

duchamp_fuente

Según algunos investigadores, todo apunta a que el autor original se trata de una mujer. Más específicamente sería la baronesa Elsa von Fraytang Loringhoven, quien era una amiga íntima de Duchamp. El mismo año que Duchamp presentó su supuesta obra, Fraytang Loringhoven presentó una obra similar titulada “Dios, una pieza de plomería de hierro fundido” cuya réplica se encuentra actualmente en el Museo de Filadelfia. Puede que la pieza de plomería y el urinario formen parte de un díptico, aunque eso nunca se sabrá.

Otra pista que encontraron los investigadores se encuentra en la misma firma del urinario original. Después de realizar un estudio de caligrafía, comprobaron que la misma era similar a la letra de la baronesa. Aparte de que se presume que el término “Mutt” significa, en realidad, “madre” en alemán, lo cual se podría referir a la mamá de la autora original, quien falleció de cáncer uterino y utilizó el urinario como una metonimia del útero de su madre.

Las investigaciones aún siguen en pie y conforme se encuentren nuevas pistas, se podrá comprobar que dicha obra pertenece realmente a la baronesa, lo cual significaría una reescritura completa de los libros de historia del arte contemporáneo.

Fuentes

https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/urinario-duchamp-realidad-obra-una-mujer/692733/

https://pijamasurf.com/2019/06/la_estafa_del_arte_moderno_duchamp_robo_a_esta_mujer_la_obra_que_lo_hizo_famoso/

El movimiento impresionista y sus principales precursores

El movimiento impresionista (también llamado Impresionismo) surgió a finales del siglo XIX en Francia.

El mismo nació con la idea de romper las clásicas fórmulas artísticas impuestas por las Academias de Bellas Artes, las cuales fijaban modelos a seguir y eran las patrocinadoras oficiales de las exposiciones artísticas en el Salón parisino.

El Impresionismo es una corriente de arte vinculada principalmente a la pintura.

Los pintores renacentistas representaban objetos de acuerdo a la impresión que la luz producía a la vista y no según la realidad objetiva.

El término “impresionista” surgió a raíz del comentario despectivo de un crítico de arte llamado Louis Leroy, quien analizó el cuadro “Impresión” de Claude Monet.

El Impresionismo fue clave para el desarrollo del arte posterior, así como un vaticinio de lo que serían las vanguardias artísticas de inicios del siglo XX.

A continuación, mencionaré a los principales precursores del movimiento impresionista junto a su obra principal.

Claude Monet

Los Nenúfares
1920 – 1926
Óleo sobre tela
219 x 602
Orangerie de las Tullerías, París, Francia

Es el impresionista por excelencia. Su principal interés es el paisaje y los cambios de luminosidad en diferentes horarios.

Pierre Auguste Renoir

Baile en el Moulin de la Galette
1876
Óleo sobre tela
175 x 131
Museo de Orsay

Es considerado como “El pintor de retratos”, los cuales se componen de colores saturados e iluminados por la luz de sol moteada. El artista solo retrataba “cosas bellas” porque la vida es lo suficientemente desagradable para crear más de eso.

Edgar Degas

La clase de ballet
1874
Óleo sobre tela
83,5 x 77,2
Museo Metropolitano de Nueva York, Estados Unidos

Era famoso por ser el “pintor de las bailarinas de ballet”, a las cuales las retrataba en situaciones íntimas o en plena acción. También fue conocido por reflejar el movimiento de cuerpos y el cansancio.

Mary Cassatt

La fiesta de navegación
1893 – 1894
Óleo sobre tela
900 mm x 1173 mm
Galeria Nacional de Arte, Washington DC, Estados Unidos

A pesar de que el Impresionismo estaba dominado mayoritariamente por hombres, esta artista fue una figura clave del movimiento. Su tema fue el retrato, el cual representó a mujeres y niñas atrapadas en momentos cotidianos y en estado de una reflexión solitaria.